SOBRE MI FILOSOFÍA DE ENSEÑANZA...

La enseñanza es una actividad compleja que involucra a un profesor con el alumno en una interacción dinámica, y que está condicionada por el entorno institucional, cultural y familiar de ambos participantes. Es, y debe ser, una actividad dinámica basada en el diálogo, el respeto mutuo y un interés subyacente en ambos participantes por enseñar y aprender, respectivamente.

Es difícil enseñar algo. No hay mecanismos ni métodos evidentes para hacerlo. Depende de la temática, del contenido, del grado de abstracción y complejidad del conocimiento involucrado. Consecuentemente, desde el punto de vista del docente, es necesario explorar diferentes posibilidades y ofrecer opciones a sus alumnos. Es implícito que estos deben tener la voluntad de explorar las opciones buscando aquellas que les sean más favorables. Por esta razón es importante establecer una dinámica de diálogo y de tolerancia entre las partes.

Es por otro lado, muchas veces, más fácil aprender algo. Cada día aprendemos cosas nuevas, especialmente si mantenemos una actitud abierta, observadora, crítica y prestamos atención al mundo. Como y qué tan bien lo aprendemos es una pregunta más complicada y no tiene una respuesta fácil.

En definitiva quiero decir que difícilmente el profesor "enseña" al alumno, este aprende algo. Si el profesor con su actividad potencia y facilita el aprendizaje de sus alumno, entonces el proceso puede definirse como exitoso... ¿Cuán exitoso?... bueno la respuesta es de nuevo complicada y debería buscarse a largo plazo. En mi opinión mis alumnos deben alejarse de esta forma de concebir el proceso por el cual el "profesor le enseña la materia". En últimas, el repositorio final del conocimiento y el que debe desarrollar las habilidades cognitivas y prácticas de solución de problemas de la vida real es el alumno. En él o ella reposa gran parte de la responsabilidad de aprender. Un buen alumno debería ser capaz de aprender algo aun con un mal profesor... por su puesto, con un buen profesor debe tener opciones y posibilidades de aprender mucho y bien.

A corto plazo hay proxies o evidencia de esto en el rendimiento en las pruebas y exámenes, por ejemplo. Pero en mi experiencia, estos reflejan solo parcialmente la realidad. Sin embargo, hoy por hoy, siguen siendo la herramienta central de la evaluación.

Por otro lado, el trabajo constante del profesor y de los alumnos para dar vida al curso durante el semestre, es otra evidencia que muestra el grado de su interés en lograr un proceso exitoso. Una evaluación sobre este aspecto es también entonces, una fuente de información importante acerca del éxito del proceso.

4 comentarios:

  1. Gracias Cesar por compartir tu filosofía de enseñanza, sera de mucha ayuda para poder establecer la mía personal, éxitos en tus labores docentes.

    ResponderEliminar
  2. Que excelente trabajo. Me ha gustado mucho...!

    ResponderEliminar
  3. Que excelente trabajo. Me ha gustado mucho...!

    ResponderEliminar